Enlace ferroviario perdido, puerto infrautilizado: la ardua batalla de la UE para gastar miles de millones en la recuperación

European Union

La UE dice que el gasto en recuperación puede crear 2 millones de puestos de trabajo.

14 países no gastaron todo el efectivo de la UE disponible en 2007-2013.

Los activistas advierten que la prisa por gastar podría aumentar el riesgo de corrupción.

BRUSELAS – Por Gabriela Baczynska y Gavin Jones

En 2016, la agencia creada para garantizar que los fondos de la Unión Europea se gasten adecuadamente se quejó de que el puerto de Taranto, en el sur de Italia, estaba “muy infrautilizado” a pesar de los millones de euros del dinero del bloque invertido.

Cinco años después, mientras las capitales europeas pujaban por subvenciones de un enorme fondo de recuperación económica, la instalación de Tarento, mal conectada, que todavía espera una conexión ferroviaria adecuada, es una advertencia de lo difícil que puede resultarle al bloque gastar su dinero de manera eficaz.

“Los problemas en Taranto eran típicos de muchos proyectos de infraestructura italianos: una larga serie de complejas autorizaciones y permisos requeridos por diferentes ministerios y agencias gubernamentales”, dijo a Reuters el comisionado del proyecto Sergio Prete.

Prete agregó que Taranto debía tener una conexión ferroviaria completamente funcional a fin de año, casi una década después de su nombramiento.

Gastar dinero de la UE siempre ha significado que los gobiernos encuentren un camino a través de la compleja burocracia y las leyes de contratación en el país y en Bruselas. Las disputas políticas internas son un riesgo constante.

En Taranto, la denuncia del Tribunal de Cuentas Europeo (TCE) de 2016 se refería a unos modestos 38 millones de euros de efectivo de la UE. Pero a medida que la UE busca estabilizar una economía devastada por los bloqueos del coronavirus, lo que está en juego es mucho mayor.

Desconfiados de una creciente brecha de riqueza entre las naciones ricas y pobres del bloque que socava su cohesión, los líderes de la UE acordaron el año pasado un estímulo sin precedentes, adjuntando 750.000 millones de euros de efectivo prestado conjuntamente a 1,1 billones de euros del presupuesto regular 2021-27.

La Comisión Europea, el brazo ejecutivo de la UE, dice que el gasto adicional de recuperación puede recuperar 2 puntos porcentuales en el crecimiento económico y crear 2 millones de empleos.

Quiere apuntar a las naciones más pobres y periféricas del sur y el este que carecen de recursos para subsidiar generosos esquemas de permisos, y busca favorecer los proyectos de digitalización y las iniciativas verdes.

La experiencia pasada, sin embargo, sugiere que no será fácil.

“Los fondos estructurales y agrícolas ya tienen una mala reputación de malgastados. Ahora el problema se agrava”, dijo Guntram Wolff, del grupo de expertos Breugel EU.

“Si el dinero se gasta mal, socavaría la confianza en el proceso, habrá una reacción violenta de los pagadores netos”.

POBRE RÉCORD

Subrayando la necesidad de estímulo en el bloque, el FMI dijo esta semana que, si bien se esperaba que Estados Unidos y Japón volvieran a sus niveles de actividad económica prepandémicos para la segunda mitad de este año, la zona del euro necesitaría hasta 2022.

Pero las capitales nacionales a menudo han tenido problemas para superar los obstáculos necesarios para acceder a los fondos de la UE y luego gastarlos bien.

En el presupuesto conjunto para el período 2007-13, los países de la UE no utilizaron unos 1.600 millones de euros destinados a reducir las brechas de desarrollo entre las regiones del bloque, según datos de la Comisión.

Si bien eso podría representar solo el 0,5% del total, solo 14 países, o la mitad, gastaron todo lo que estaba disponible para ellos, con Italia, Rumania, Croacia, Austria, Eslovaquia, Alemania, la República Checa y el ahora desaparecido Reino Unido con el peor desempeño.

Italia tuvo la tasa de absorción más baja, al no gastar poco más del 5% del dinero disponible.

El plan de Irlanda para proporcionar Internet de banda ancha en las zonas rurales ofrece otro ejemplo. Ha sido acosado por costos crecientes, cambios en el proceso de licitación y la renuncia de un ministro. Como resultado, no ha podido extraer un solo euro de los 75 millones destinados a ese proyecto en 2014-2020.

Malgastar también es un problema. La ECA avergonzó a Madrid y Lisboa en 2018 por una conexión ferroviaria rápida entre las dos capitales que nunca se terminó, a pesar de la financiación de la UE. Ahora esperan completar el proyecto para fines de 2023, con la ayuda de los fondos de recuperación de la UE.

En Polonia, se extrajeron 17 millones de euros de fondos de la UE en 2008-15 para formar a las pequeñas empresas en soluciones medioambientales. Pero los cuatro entrenadores contratados no tenían educación o experiencia relevante, dijo la ECA en un estudio de 2014.

La corrupción sigue siendo un riesgo.

Según un informe del año pasado del organismo antifraude del bloque, OLAF, surgieron irregularidades en casi el 4% de todos los fondos de la UE gastados por Hungría en 2015-2019, muy por encima de la media de la UE del 0,36%.

GASTAR SENSIBLEMENTE

Ya han surgido dificultades a medida que las capitales de la UE buscan cerrar el plazo de abril para presentar planes de gasto. La Comisión dijo que las propuestas iniciales carecían de ambición de reforma, objetivos medibles o calendarios realistas.

En Roma, una amarga disputa entre partidos sobre cómo gastar el dinero ha contribuido al colapso del gobierno.

España, cuya economía ha sufrido el mayor impacto de la pandemia en Europa, reformó sus leyes de contratación pública para acelerar la entrada de fondos de la UE.

Francia se encuentra entre los que han expresado su frustración por el proceso y han pedido que se acelere el desembolso.

Pero los activistas advierten que la relajación de las reglas de supervisión también aumenta el riesgo de fraude, lo que pone una mirada preocupada en Rumania y Bulgaria, donde la corrupción es persistente, así como en Polonia y Hungría, que libran batallas con la UE por las reglas democráticas.

“Los pedidos y licitaciones rápidos no deben hacerse a expensas del uso indebido del dinero”, dijo a Reuters Nicholas Aiossa de Transparencia Internacional.

La presión para gastar será particularmente alta en 2021-23, cuando aún se puedan realizar los pagos finales del presupuesto anterior de la UE incluso cuando comience la nueva financiación.

Declan Costello, un alto funcionario de la Comisión, dijo que el objetivo era llevar los fondos de recuperación a la economía real en la segunda mitad del año, pero reconoció el compromiso entre tiempo y calidad.

“No tiene sentido tirar este dinero”, dijo en un seminario este mes. “Si queremos reconstruir mejor … necesita un poco de tiempo para diseñarlo correctamente”.

(Información adicional de Michel Rose en París, Belen Carreño en Madrid, Conor Humphries y Padraic Halpin en Dublín, Jan Lopatka en Praga, Sergio Goncalves en Lisboa; escrito por Gabriela Baczynska; edición por Mark John y Alex Richardson)

Related posts

Leave a Comment