Calvo pide a los jefes de Estado y de Gobierno que tengan en cuenta que «sin nosotras no se puede hacer política, eso no sería democracia»

Iberoamericana

La vicepresidenta del Gobierno, ministra de la Presidencia, Relaciones con las Cortes y Memoria Democrática, Carmen Calvo, ha abogado por que se «impulse legislación que desarrolle la democracia paritaria. No puede haber instituciones con menos del 40% de representación femenina».

Madrid – Carmen Calvo ha participado en el encuentro digital «Hacia la XXVII Cumbre Iberoamericana – El liderazgo de las mujeres para un pacto de futuro incluyente», organizado por la Secretaría General Iberoamericana (SEGIB) y las instituciones que integran el Task Force Interamericano para el Liderazgo de las Mujeres.

Este encuentro es previo a la reunión el próximo 21 de abril en Andorra de la XXVII Cumbre Iberoamericana. La vicepresidenta primera ha pedido a los jefes de Estado y de Gobierno que participarán en ella que tengan en cuenta que «sin nosotras no se puede hacer política, eso no sería democracia». Por ello, ha abogado para que se «impulse legislación que desarrolle la democracia paritaria. No puede haber instituciones con menos del 40% de representación femenina».

Sin embargo, la vicepresidenta primera no se ha conformado con medidas cuantitativas de representación institucional de las mujeres, ya que, como ha recordado, «lo importante no es solo llegar, hay que estar para influir y representar los intereses generales que son también los de las mujeres».

Estos intereses pasan, según ha defendido Calvo, por la defensa de los derechos humanos más elementales de las mujeres, y por ello ha reclamado que «hay que exigir en el ámbito internacional el fin de la prostitución y de la explotación sexual de las mujeres». Además, la vicepresidenta ha destacado que hay que defender la igualdad real entre hombres y mujeres, una igualdad que va más allá de la participación política, ya que, en última instancia, «el empoderamiento económico es la única manera de que una mujer sea libre», ha afirmado.

Durante el encuentro se ha repasado el impacto de la pandemia en las mujeres a nivel global. En este sentido, la vicepresidenta ha afirmado en su intervención que «ni una sola medida de recuperación y de salida de las crisis causadas por la pandemia deben ser realizadas sin perspectiva de género», ya que las consecuencias negativas de la Covid-19 son especialmente duras con las mujeres a nivel laboral, social, y e incluso de seguridad personal debido al incremento de la violencia de género. Por ello, Carmen Calvo ha subrayado que «la recuperación de la pandemia no lo será si las mujeres dan pasos hacia atrás».

La vicepresidenta ha advertido que «no se debe bajar la guardia en la lucha contra la violencia de género, hay que reforzar la educación y facilitar la participación de las mujeres».

Retroceso en los avances conquistados por las mujeres
Calvo ha compartido participación en este encuentro con otras vicepresidentas de diferentes gobiernos, como el de Colombia, Marta Lucía Ramírez; de Uruguay, Beatriz Argimón, y de Costa Rica, Epsy Cambell Barr; así como con las representantes de la SEGIB, Rebeca Grynspan; de ONU Mujeres, Maria Noel Vaeza; y de la CIM/OEA, Alejandra Mora Mora.

La SEGIB y las instituciones del Task Force Interamericano para el Liderazgo de las Mujeres, han denunciado que, 26 años después de la Declaración y la Plataforma de Acción de Beijing, y en el marco de la Agenda 2030 para los Objetivos de Desarrollo Sostenible, «los logros alcanzados resultan insuficientes ante tendencias que auguran el retroceso de avances conquistados. Más aún, cuando la actual crisis impacta de manera diferenciada en la vida de las mujeres expandiendo las brechas de género en términos de autonomía, violencias, división sexual del trabajo, participación y representación».

En este sentido, las organizaciones responsables del encuentro han advertido que «la ausencia generalizada de las mujeres en los órganos de toma de decisiones sobre COVID-19 en todo el mundo y los recientes datos publicados por el Global Gender Gap Report (2021), proyectan que se necesitarían 145.5 años para lograr la paridad de género en la política, un retroceso de 51 años respecto del informe del 2020».

Por lo tanto, afirman los organizadores del encuentro, «resulta fundamental acelerar los esfuerzos para gestionar la mitigación de esta crisis sin que nadie quede atrás. Y, en esta mesa de decisiones, compromisos, perspectivas y propuestas, el liderazgo de las mujeres debe estar presente con un rol central en las respuestas frente al COVID-19».

Related posts

Leave a Comment